Embutidos El Ventorro

Reyes, cinco generaciones al servicio del embutido artesanal

De generación en generación, manteniendo vivas las recetas de embutido artesanal que marcan nuestra historia familiar sin renunciar a innovarlas desde el profundo respeto que le tenemos a nuestra herencia. Así es como entendemos en El Ventorro el legado que, día tras día, nos esforzamos por mantener vivo.

Un patrimonio en el que tradición y modernidad se fusionan de la misma manera que lo hacen los ingredientes con los que elaboramos nuestros productos con una única finalidad: mantener el sabor de los orígenes.

Entender la trayectoria de la familia Reyes y su íntima relación con el embutido artesanal pasa por conocer su historia. Una que se remonta a principios del siglo XX y que, a pesar de todo, ha tenido y tiene en Los Ventorros del Alba su punto de partida.

La tradición de nuestro embutido artesanal

Tomando el testigo de nuestros antepasados, todavía hoy conservamos gran parte del espíritu con el que nació El Ventorro en los albores de 1900. Un momento en el que la fabricación artesanal de embutidos seguía los cánones clásicos de la época: la matanza y el ahumado, en casa sirviéndose de las cocinas tradicionales de leña; la curación, en una bodega o fresquera que permitiera finalizar el proceso con la temperatura necesaria (sin oscilaciones).

Sería de las manos de Lino Reyes y Matilde Gómez como El Ventorro comenzara no solo a dar sus primeros pasos sino, además, a forjar en gran medida la personalidad que mantiene en la actualidad: por un lado, la elaboración de embutidos artesanos; por otro, su inquietud de exportación de productos más allá de las fronteras de Salamanca. El primer destino en aquella época fue el mercado madrileño, que recibió con los brazos abiertos nuestros productos artesanales caracterizados por la autenticidad de su sabor.

Embutidos El Ventorro

Carlos y Manuela Reyes

Tomando el testigo de sus padres, en los años 90 El Ventorro pasaría a las manos de Carlos y Manuela Reyes. Dos hermanos que, además de continuar con la herencia familiar, se formaron para profesionalizarla un poco más: gracias a sus estudios en Comercio y a su especialización en productos precocinados de alta calidad,  lograron continuar con la actividad familiar consolidando la empresa como un referente en el mercado de los embutidos artesanales de Salamanca.

Las dos generaciones del presente de El Ventorro

Hoy en día, El Ventorro mantiene el legado de su pasado con dos generaciones que conviven para conjugar su pasado y su presente.

Por un lado, Lino Reyes y Justi han continuado los pasos heredados de sus antepasados aunando la tradición con la vanguardia. Y es que, a la elaboración artesanal de embutidos que conserva los cánones tradicionales, se le ha sumado la innovación en busca de nuevos sabores y texturas que apuestan por la misma calidad de sus productos pero con pequeños toques de modernización.

Lino Reyes

Lino Reyes

Una auténtica apuesta que ha convertido a El Ventorro es la marca de referencia para algunos de los mejores chefs de este país. Una nueva estela en la que Raúl y Manuel Reyes desempeñan su presente, aplicando la modernidad que conocen a la comercialización de productos y el desarrollo comercial de la marca.

Pasado y presente, tradición y vanguardia. Sumas de opuestos con nombres propios y apellido compartido que honran a sus antepasados cada día.