Características del jamón ibérico

Características del jamón ibérico: qué lo hace único

Lejos de ser un producto más del cerdo, las características del jamón ibérico lo han encumbrado como el auténtico manjar que es tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Una delicia genuina que se ha convertido, además, en la insignia de la calidad de nuestra gastronomía pero, también, de la riqueza del campo español.

Un auténtico manjar con unas características muy específicas que lo convierten en un bocado irresistible para cualquier paladar. Un auténtico lujo para los amantes del buen comer.

Pero ¿qué hace de un jamón ibérico uno completamente diferente a los demás? Conocer sus particularidades puede ayudarnos a saber diferenciarlo del común de los jamones. Y, lo que es más importante, a apreciar sus bondades (tanto de sabor como para nuestra salud).

¿Qué características del jamón ibérico lo diferencian de los demás

Entender los motivos que hacen del jamón ibérico el protagonista de excepción de nuestra gastronomía pasa por conocer qué hace de este embutido uno único.

Para empezar, es importante saber que solo puede considerarse jamón ibérico si procede o bien de animales de raza ibérica pura (se considera así a aquellos que también sus padres lo eran) o bien con un 50% de su estirpe perteneciente a este tipo de cerdo.

Jamón ibérico de Salamanca

Además del tipo de animal, hay un aspecto que juega un papel fundamental en el jamón ibérico: la alimentación de los animales. Un aspecto que, lejos de ser secundario, es uno de los puntales de la personalidad de este jamón. Aunque la normativa alimentaria admite en esta categoría de jamón aquellos procedentes de animales criados con cebo de campo o de cebo, no cabe duda que los cerdos criados con bellota son el máximo exponente del jamón ibérico.

Un alimento que no solo incide en el sabor de su carne sino, también, en su manera de ser criados. Y es que, a diferencia de los de cebo, tanto los cerdos engordados con bellota como los de cebo de campo cuentan con una vida en libertad que no solo influye en su bienestar sino, también, en las características de su carne. Gracias a la posibilidad de campar por la dehesa a sus anchas y hacer el ejercicio de desplazarse por ella, la infiltración de la grasa en el músculo es mayor (convirtiendo su carne en una más jugosa y sabrosa).

Beneficios del jamón ibérico

Más allá de sus propiedades gastronómicas o de su valor gourmet, otra de las características del jamón ibérico es su papel fundamental como aliado de nuestra salud. Y es que las características de alimentación y crianza de los cerdos ibéricos hacen de ellos una fuente la mar de completa de propiedades para nuestro organismo.

Jamón ibérico de El Ventorro

Es común conocer que el jamón ibérico tiene un efecto beneficioso en el colesterol (ayuda a incrementar el llamado colesterol bueno). Sin embargo, es menos conocido el hecho de que este tipo de jamón, resultado de ser alimentado fundamentalmente con bellotas, es la grasa animal más saludable para el corazón que existe.

A estos dos aspectos se le suma una larga lista de proteínas, vitaminas (entre las que destaca el aporte de vitamina E, vital para los procesos antioxidantes), minerales (como el cobre, esencial para los huesos) y ácidos (como el fólico) que completan el espectro de beneficios del jamón ibérico.

Más razones, en suma, para saborear las características del jamón ibérico de dos maneras: en el paladar y en nuestra salud.

Compra online jamón ibérico en nuestra tienda aquí

GuardarGuardar

GuardarGuardar