Embutidos gourmet: características

Embutido gourmet, qué lo convierte en manjar

Bocado para paladares exigentes pero, también, para aquellos amantes de los mejores productos: el embutido gourmet no es solo un placer para unos pocos sino, más bien, una manera única de disfrutar de los sabores más auténticos. Una apuesta por llenar una mesa con manjares genuinos, cuidados con mimo y tesón; y que se diferencian del resto por méritos propios.

En un mercado cada vez más diversificado, el embutido gourmet se ha ganado su propio lugar. Un producto que, lejos de ser uno más, se diferencia por muchos más motivos que es necesario conocer.

Una manera única de comprender porqué jamones y embutidos gourmet son un imprescindible en las mesas más sibaritas. Unos motivos que pueden disfrutarse en el paladar, bocado a bocado.

CARACTERÍSTICAS DE JAMÓN Y EMBUTIDO GOURMET

A diferencia de otros embutidos y jamones, los gourmet basan su calidad en un proceso ligeramente diferente al del resto. Y es que en ese cuidado de cada paso radica la gran diferencia.

Para empezar, el embutido gourmet es un embutido artesanal que conserva las bases de la tradición sirviéndose de la modernidad para optimizar y mejorar el resultado final. Así, el punto de partida de este tipo de embutidos comienza en el modo de crianza de los animales. Una cría que radica en mantener los estándares de cómo se hacía en el pasado: permitiendo que los cerdos vivan en libertad. Una manera de facilitar que su crecimiento sea relajado, y de la misma manera que si vivieran en el medio natural.

Es, precisamente, gracias a esta manera de crecer como es posible disfrutar de carnes mucho más sabrosas. El ejercicio que los animales realizan para alimentarse ayuda a mejorar su estado físico, algo que repercute directamente en el resultado final de jamones y embutidos.

Características del jamón ibérico

Añadido, esta alimentación ecológica y natural es también definitiva para hacer de los embutidos gourmet un producto diferente a los demás. En el caso de nuestros cerdos, es fundamentalmente gracias a la presencia de bellota en su dieta como se consigue que las carnes de nuestros cerdos tengan un sabor singular. Un aporte único para conseguir una calidad extraordinaria.

Pero más allá de estos factores ambientales, que no dejan de basarse en la tradición de los embutidos artesanales, hay un aspecto sin el que todo lo anterior no tendría éxito: los animales. La elección de los mismos a través de una cuidadosa selección (tanto de su línea sucesoria como de su descendencia) garantiza, en gran medida, el sabor único tanto de jamones como de embutidos gourmet.

Una manera de cuidar, de principio a fin, cada uno de los pasos que hacen de los jamones y embutidos gourmet auténticos caprichos gastronómicos.